Carabela Portuguesa

Una seria amenaza para los surfistas y bañistas se acerca "navegando" hasta nuestras playas. ​

Posted by SURFA on OCT 9, 2018

La Carabela Portuguesa es un peligro y debemos conocerla para evitar sus dolorosas consecuencias. La carabela portuguesa (Physalia physalis), también conocida como fragata portuguesa, agua mala, botella azul o falsa medusa, es una especie monotípica de hidrozoo sifonóforo de la familia Physaliidae. Se suele encontrar en mar abierto en todas las aguas cálidas del planeta, en especial en las regiones tropicales y subtropicales de los océanos Pacífico e Índico, así como en la corriente del Golfo atlántica. Su picadura es peligrosa y muy dolorosa.

En las personas, su veneno puede ocasionar un intenso dolor en la zona de la picadura, acompañado de síntomas como vómitos, náuseas o fiebre. Únicamente en casos muy concretos, como niños pequeños o adultos débiles y/o con determinadas enfermedades, la picadura de este animal puede provocar la muerte, por lo que es muy importante extremar la precaución cuando se tenga constancia de su presencia en nuestras playas. En el caso de sufrir una picadura sería conveniente que se fuera a un hospital por observación, es probable que el dolor sea intenso y necesite tratamiento. Lo primero sería desprenderse de los tentáculos. Eso sí, sin tocar directamente la carabela para evitar el veneno.

¿Qué es?

Con apariencia de medusa, la carabela es en realidad un organismo colonial cuyos individuos se especializan para mantener viva la colonia. Se trata de una agrupación de hidroides que se dividen el trabajo: el neumatóforo (parte que flota o vela), los gastrozoides (digestión), dactilozoides (detección y captura de presas, y defensa) y los gonozoides (se ocupan de la reproducción).3​ Está formada por una vela gelatinosa de entre 15 y 30 cm4​ que le permite recorrer los océanos impulsada por los vientos, las mareas y las corrientes marinas, mientras que del cuerpo central cuelgan numerosos tentáculos que le sirven para atrapar a sus presas y que extendidos puede llegar a medir hasta 50 metros,5​ aunque normalmente tienen una extensión de unos 10 metros.6​ Estos tentáculos están provistos de cápsulas urticantes denominadas cnidocitos que pueden paralizar a un pez grande y afectar seriamente al ser humano. Estas cápsulas, ante el estímulo apropiado, liberan un filamento hueco espiralado de un único uso llamado nematocisto, que puede ser de distintos tipos: simples ventosas, prolongaciones largas de los tentáculos que se enrollan alrededor de la presa, y púas o espinas que pueden inyectar una toxina proteica que paraliza a la presa. Los tentáculos tienen por objeto envolver a las presas e introducirlas en la boca hasta la cavidad gastrovascular, donde comienza la digestión. .